Paisajes étnicos de Myanmar.

Texto de Alberto Uría y fotografías de Tamara Álvarez. 
 
El Lejano Oriente ha funcionado siempre como un imán para todo tipo de viajeros y aventureros durante siglos, de esta manera, Myanmar (antigua Birmania), ubicada entre la gran meseta del Tíbet y la península Malaya, es uno de esos lugares donde el tiempo parece haberse detenido. Sus paisajes exóticos están cargados de una inusual diversidad étnica y cultural. 
 
El país es eminentemente rural con más de 135 etnias diferentes, aunque el gobierno solo reconoce 67. Posee un grupo étnico mayoritario, los birmanos (Fotos 1 y 2), con aproximadamente el 68% de la población. Otros grupos importantes son los Shan (relacionados con los Thay, Tay y Lao), los Karen y los Mont (relacionados con Khemer). Existen además, numerosos grupos pequeños, con solo unos cientos o a veces unas pocas decenas de miembros. La mayoría de estos grupos étnicos posee su propia lengua. El 80% de la población practica el budismo, posee una comunidad importante de musulmanes, y el resto se reparten entre hinduistas, cristianos y animistas. Una práctica común generalizada entre los birmanos es el culto a los Nats, un panteón de genios y espíritus de origen pre-budista. 
 
Una de las razones que conforman esta situación étnica y religiosa tan peculiar es, en parte, al aislamiento del país, manteniéndolo al margen de las modas del exterior, conservando la mayoría de la población su atuendo tradicional, ayudándonos en muchas ocasiones a diferenciar unas etnias de otras. Sorprende al viajero, que muchos de los habitantes se untan el cuerpo, especialmente la cara (Fotos 12 y 20), con un ungüento llamado tanaka, que se extrae de la corteza de un árbol (Linoria acidissima), se reduce a polvo y se disuelve en agua. Se dice que protege del sol, mantiene fresco y da un agradable aroma que dura casi todo el día. 
 
LAS GRANDES POBLACIONES DE LA LLANURA CENTRAL. 
 
Nuestro recorrido fotográfico comienza en la capital Yangón y su increíble Shwedagón Paya, que posee reliquias de los cuatro budas, convirtiendo el lugar en un gran centro de peregrinación y uno de los iconos de todo el país junto con Bagan. Este es un lugar excepcional para observar numerosos peregrinos y monjes budistas en sus inmediaciones (Fotos 3, 4, y 5). 
 
En Myanmar hay unos quinientos mil monjes, socialmente se espera que todo varón adopte una residencia monástica temporalmente dos veces en su vida (Foto 8). Casi todos los hombres o los chicos menores de 20 años participan el en shinpyu (ceremonia de novicios). Todo lo que posee un monje debe haber sido ofrecido por la comunidad. Las togas de color rojo vivo se suelen ofrecer a los menores de 15 años (fotos 6 y 7), y las de colores más oscuros, a los mayores que ya están ordenados (Foto 4). Las mujeres que viven en vida monástica, se afeitan la cabeza y llevan togas rosas. 
 
El otro gran icono de Myanmar y una de las grandes maravillas del Sudeste Asiático es Bagan (Foto 11). Está formado por una gran llanura de 40 kilómetros cuadrados, a orillas del rio Ayeryarwady (Irrawady), donde se alzan cientos de templos, pagodas y palacios. Su periodo de máximo esplendor se sitúa entre los años 1057 y 1287. En sus alrededores se realizan numerosos mercados donde se puede observar a la población local en su quehacer diario (Foto 10). 
 
LAGO INLE Y SUS MERCADOS DE COLOR. 
 
En el centro del Estado Shan se sitúa este gran lago de 22 Km de largo y 10 de ancho aproximadamente. En sus orillas e islas hay un total de 17 aldeas construidas sobre pilares, habitadas principalmente por Intha. Estos, son famosos por la manera de impulsar sus barcas, denominadas pinazas, con el brazo y el pie (Foto 33). Se realiza en el lago un cultivo muy peculiar a base de islas flotantes realizadas en parte por las algas que recolectan del mismo lago (Foto 18), en ellas plantan habas, tomates, coliflor, etc. En algunos de los mercados de sus alrededores (Fotos 19 y 21) podemos contemplar gente de la etnia Pa-o (Fotos 17 y 20). 
 
Los Pa-o se establecieron en la región de Thaton (Estado Mon de la actual Myanmar) sobre el año 1000 a. C. Históricamente, los Pa-O se distinguían por vestir ropas de muy vistoso colorido, hasta que el rey Anawratha derrotó al rey mon Makuta, que había establecido su corte en Thaton. Los Pa-O fueron esclavizados y obligados a vestir ropas tintadas de añil para señalar su estatus. La mayoría son budistas, y cuentan con un lenguaje escrito que fue creado por los misionarios cristianos. Son, básicamente, agricultores, y cultivan hojas de mostaza y del árbol thanapet. 
 
Una de las etnias más conocidas, aunque se suelan asociar al territorio fronterizo entre Myanmar y Tailandia y que está presente en el lago, son los Padaung (Foto 22). La gran estima que sintieron los antiguos reyes birmanos por las mujeres de esta etnia queda muy bien reflejada en las pinturas que decoran numerosos templos y palacios. Los Padaung forman parte del grupo étnico o tribu Kayan o Karen, una de las minorías tibeto-birmanas de Myanmar que se compone aproximadamente de unos 7000 miembros. Durante la década de 1990 debido al conflicto con el régimen militar, muchos miembros de la tribu huyeron a Tailandia. Las mujeres portan un adorno de latón en espiral que rodea su cuello separando las vértebras cervicales desde la edad de 5 años y añadiendo con el paso de los años un elemento de mayor longitud. Al ser preguntadas contestan simplemente que es una costumbre indicadora de belleza. 
 
ALREDEDORES DE KENGTUNG, MINORIAS DEL TRIANGULO DE ORO. 
 
La región montañosa y aislada donde se sitúa la localidad de Kentung (Kyaingtong), hace frontera con China, Laos y Tailandia. Esta región está salpicada de remotas aldeas de minorías étnicas que resultan enormemente atractivas y reveladoras de la riqueza de este país, y que por circunstancias geográficas tienen mayor afinidad a las cercanas culturas del Mekong, que con las culturas shan y bamar. La zona es un baluarte estratégico para el gobierno, en medio de las insurgencias shan y wa, y del tráfico ilegal de drogas, ya que existen todavía grandes plantaciones de la amapola del opio en las montañas. Hay que tener en cuenta que Myanmar es el segundo productor de opio del mundo después de Afganistán. 
 
Este entorno montañoso nos permitirá admirar aldeas de las etnias: Palaung, Akha, Ann y Wa
Los poblados de la minoría Palaung (Foto 23) poseen grandes cabañas donde conviven varias generaciones de la misma familia. Sus mujeres llevan unos anchos cinturones metálicos muy característicos, utilizándolos en su quehacer diario. Los Palaung tradicionalmente han practicado una mezcla de animismo y budismo, el más famoso de esos rituales se conoce como «culto nat». Considerando que muchos asocian con el budismo un pacifista estilo de vida, los Palaung en Myanmar tienen unos 40 años de historia de resistencia armada a través del Ejército de Liberación Palaung Estado (ala militar de la liberación política de su organización). Los Palaung también siguen practicando diversas formas de animismo, ritual religioso de su pasado. 
 
Los Akha (Fotos 26 y 27) viven en el región montañosa del triangulo de oro, distribuidos por china, norte de Tailandia, Laos y Myanmar, su origen mongol se remonta más de 1500 años. Generalmente viven en casas palafíticas realizadas con bambú y otras maderas, y cubierta vegetal. Lo más destacado de su atuendo es el tocado realizado a base de monedas de plata antigua y cordones de colores sobre tela negra. El resto del traje tradicional también incluye adornos metálicos, aunque se compone en su mayor parte de delicadas filigranas llenas de un brillo y un color que contrastan con fuerza contra el fondo oscuro. Para los Akha, el atuendo es también una fuente de información acerca de la persona que lo viste. Por la decoración pueden saber si el portador está casado o no, el grupo de edad al que pertenece, y la clase social de la familia. 
 
Los Ann (Foto 25), son un pueblo animista que vive en las montañas cercanas a Kengtung y a la entrada del poblado tienen altares para los sacrificios. Tanto los hombres como las mujeres se perforan grandes agujeros en las orejas y se colocan una especie de tapón de madera, visten de negro y utilizan pequeños adornos en las ropas; las mujeres, además, se lacan los dientes de negro. Los poblados lo forman pequeñas cabañas palafíticas realizadas con bambú y cubierta vegeta (Foto 24). 
 
La cultura y la economía de la etnia Wa (Fotos 29, 30, 31 y 32) gira en torno a dos productos que crecen en las espesas junglas de la zona: el bambú y el opio. Este último crea graves tensiones entre los Wa y los gobiernos de la zona y la ONU que, a pesar de sus intentos por reconvertir las plantaciones, no consiguen cambiar sus costumbres agrícolas. Al cultivo del opio se unen las tensiones que crean las aspiraciones independentistas en Myanmar. Los Wa han luchado con las armas durante muchos años por tener un estado propio, se cree que todavía existe un ejercito wa, supuestamente muy militarizado, y que produce opio y metanfetaminas para su financiación. Sin embargo, en China su existencia es relativamente tranquila. Oficialmente hasta 1970, tenían por costumbre decapitar a sus enemigos y colgar sus cabezas a la entrada de los pueblos como señal de advertencia y de poder. Otras versiones narran que según la tradición, cazar cabezas de los enemigos les aseguraba una buena cosecha, y permitían aplacar a los dioses de la naturaleza e impedir así las inundaciones o desgracias naturales. Viven en pequeñas aldeas, con grandes cabañas de planta rectangular y unos 30 metros de largo, realizadas en madera y cubierta vegetal, donde conviven varias familias de la misma tribu. 
 
Toda esta diversidad étnica constituye todo un paraíso para el viajero, que le permite aproximarse a un mundo que hoy en día todavía perdura en algunos rincones del planeta, pero como en muchos otros lugares sometido a un rápido proceso de aculturación que producirá irremediablemente la transformación de estas formas de vida. Myanmar es en definitiva, un país excepcional por su patrimonio cultural dentro del sudeste asiático, una joya tan desconocida como aislada del mundo exterior, y que este reportaje fotográfico ha intentado mostrar.

Déjanos tus comentarios, gracias

[wpsl]