Información para viajeros en Península Valdés: la marea roja.

Introducción y foto de David Fernández. Información de la Secretaría de Pesca del Gobierno de la provincia del Chubut.
Habitualmente, para aquellos que están en contacto con mares u océanos, la palabra marea viene asociada al movimiento periódico y alternativo de ascenso y descenso de las aguas que bañan nuestras costas, producido por la atracción del Sol y de la Luna. 
 
En otros casos, aquellos en los que nada tiene que ver su empleo con el medio acuático, se puede usar para referirse a un colectivo o conjunto de personas que se mueve hacia un determinado lugar, para tras un tiempo retirarse, como por ejemplo la afición de un equipo de futbol que se mueve en masa a una localidad vecina para ver a su equipo y que tras el encuentro se retira. 
 
En la provincia del Chubut y en general en una parte de la costa atlántica argentina, cuando se escucha hablar de la Marea Roja, no se encuentra uno con un desplazamiento masivo de una afición, sino con todo un suceso natural, relacionado con el Océano Atlántico que baña sus costas. En este caso las mareas rojas son proliferaciones de algas unicelulares microscópicas que viven suspendidas en el agua y que en ocasiones producen un cambio en la coloración de la superficie del mar, pudiendo tomar diferentes matices (amarillo, naranja, rojo, etc.) de acuerdo con los pigmentos que contienen. 
 
Según la Secretaría de Pesca del Gobierno de la provincia del Chubut entre los diversos organismos responsables de estas mareas rojas, los más comunes son los dinoflagelados, capaces de sintetizar potentes biotoxinas. Estos forman parte del alimento de moluscos bivalvos (vieira, mejillón, almeja, etc.) y gasterópodos (caracoles), organismos que concentran las toxinas y que sin embargo no sufren ningún tipo de alteración -color, olor, sabor- siendo así imposible detectar su toxicidad a simple vista y pudiendo convertirse tras su ingestión en mortales. 
 
No siempre la coloración del mar implica la presencia de estas algas, al igual que la presencia de estas no lleva consigo por norma general la coloración de este. 
 
La existencia de este fenómeno trae consigo no solo problemas de salud para la población local y los visitantes de esta, sino también de intereses económicos del sector pesquero, gastronómico y comercial en épocas de veda en su extracción. 
 
Las tareas de control y prevención en la provincia del Chubut se realizan mediante el monitoreo de las microalgas productoras de biotoxinas en bancos de moluscos de interés comercial y de recolección costera. Simultáneamente se realizan los controles de toxicidad en moluscos mediante bioensayos realizados con ratones, determinándose en base a estos datos las épocas de veda y extracción de los moluscos. 
 
LAS TOXINAS 
 
El Veneno Paralizante de Moluscos (VPM) es uno de los venenos más poderosos, conociéndose en la actualidad la existencia de 17 toxinas de este grupo. En algunos casos, la ingestión de dos o tres ejemplares del molusco portador es suficiente para producir una intoxicación fatal, no se inactiva con la cocción y es totalmente desaconsejable el consumo simultáneo de alcohol y también, acompañarlos de medios ácidos como jugo de limón o vinagre, esto solo hace que incrementar su actividad. 
 
SÍNTOMAS DE LA INTOXICACIÓN POR TPM (Toxinas paralizantes de moluscos). 
 
Los síntomas podrían clasificarse en tres formas clínicas: 
 
LEVE: Sensación de hormigueo y adormecimiento “peribucal” que se extiende progresivamente a cara y cuello. Hormigueo en las puntas de los dedos, cefalea, vértigo y náuseas. 
 
MODERADA: Alteraciones en la pronunciación. Extensión del hormigueo a brazos y piernas. Rigidez muscular e incoordinación de los miembros. Debilidad general y sensación de flotar en el aire. Ligera debilidad respiratoria. Taquicardia.
GRAVE: Parálisis muscular, severa dificultad respiratoria. Sensación de ahogo y opresión. Puede producirse la muerte si el intoxicado no se asiste rápidamente con un respirador artificial. 
 
Cada estadio puede detenerse en sí mismo o pasar al siguiente con rapidez. Aunque se han ensayado muchas sustancias, al presente no se conoce ningún antídoto para estas intoxicaciones. Se recomienda el lavado gástrico, la provocación de vómitos y diuresis. 
 
SÍNTOMAS DE LA INTOXICACIÓN POR TAM (Toxinas amnésicas de moluscos) 
 
Incluyen náuseas, vómitos, dolor de cabeza, diarrea, calambres abdominales, confusión, desorientación, pérdida de la memoria (amnesia) y otros signos neurológicos serios y de carácter permanente incluso estado de coma y muerte. 
 
SÍNTOMAS DELA INTOXICACIÓN POR TDM (Toxinas diarreicas de moluscos) 
 
Se manifiesta a través de vómitos y diarreas que pueden producir la deshidratación e las personas. La ingestión continuada de pequeñas dosis de esta toxina promueve la formación de tumores intestinales.

Déjanos tus comentarios, gracias

[wpsl]